Ulissi ganó, Nibali lo intentó y Jungels abre más hueco

El italiano atacó bajando y rompió la carrera. Finalmente Amador se marchó y Jungels respondió: los dos sacaron 13″ a los favoritos.

Diego Ulissi logró su sexto triunfo en el Giro, segundo de esta edición, y Bob Jungels afianzó la maglia rosa. Esos son los titulares de la etapa, que ofreció más lecturas.Porque Ulissi y Jungels se aprovecharon de un ambicioso ataque de Andrey Amador. Otro intento más… y otra vez sin éxito. Aunque el costarricense recortó dos segundos con las bonificaciones, el líder amplió su ventaja con el resto de aspirantes al título. Ulissi, Jungels y Amador se relevaron y colaboraron para conservar su exigua renta. Lo contrario que Valverde, Nibali y Chaves.

Forcella Mostaccin, un muro de 2,9 kilómetros al 7,8%, con pendientes del 16%, rompió la 11ª jornada. Situado a 20 km de Asolo, la escapada (Vorobyev, Bertazzo y Laengen) fue engullida durante la subida, y Nibali, Valverde y Chaves se marcharon en el descenso. El murciano, que no se exprimió para darle continuidad al movimiento, se quejó en la llegada: “Yo sí entré al relevo, pero cada uno hace su carrera”. Un mensaje para sacudirse la presión y enviársela a Chaves, al que también señaló el día del sterrato: “Le pregunté a la gente si nadie deseaba ganar el Giro, y alguno contestó que no”. Nibali acusó a sus dos socios: “No me ayudaron”.

Cuando el grupito de los favoritos volvió a unirse, saltó Amador, el segundo clasificado. Pese a que el Movistar jugó su superioridad numérica de manera impecable, la respuesta de Jungels resultó inmediata. Poco después les atrapó Ulissi. Venció el italiano, pero el luxemburgués no deja de mostrarse inteligente, fuerte y valiente. Ni él mismo sabe si aguantará la alta montaña: “Veremos, no voy a descartarme sin probarlo”. Valverde, Nibali, Chaves o Zakarin empiezan a contar con él. Como con Amador, cuarto en 2015, quien ya no pasa desapercibido.

El pelotón atravesó la llanura padana a todo trapo. Tampoco se detuvo cuando se produjo una montonera a 30 km de la meta. Pozzovivo se pegó un calentón sin recompensa: cedió 1:30. Por su parte, Tom Dumoulin abandonó. En Sestola perdió 13 minutos con Ciccone y se borró de la general. El neerlandés achacó su retirada a unas molestias que le impedían sentarse y pedalear adecuadamente. Con la contrarreloj de Apeldoorn y el primer rosa en el zurrón, se bajó de la bici para no poner en peligro su preparación de cara a la crono de Río.

J.A.Ezquerro

J.A.Ezquerro – as.com

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *