¿Por qué Santa Fe fracasó en la Copa Libertadores?

El equipo se puso como gran objetivo del semestre la Copa Libertadores, pero terminó eliminado en primera ronda, ante un rival débil.

Fracaso. Esa es la palabra para definir la presentación de Santa Fe en la Copa Libertadores 2016, un torneo que era prioridad y el faro del semestre, como el mismo presidente César Pastrana lo aseguró a principio de año.

Hay formas de fracasar, y el equipo capitalino luchó hasta el último minuto, sin embargo, es inaudito que quedara eliminado en un grupo con dos rivales de fútbol muy pobre, como Cobresal y Cerro Porteño, en especial, si venía de ser campeón de Copa Sudamericana.

Al final, así parte de la hinchada se resista a aceptarlo, la abrupta salida de Gerado Pelusso le terminó pasando factura al club. Nadie puede asegurar que él sí hubiera logrado la clasificación, pero cortar un proyecto de un técnico que venía de ser campeón, de la forma que se hizo, tiene sus consecuencias. La falta de refuerzos de nombre, también pesó mucho.

1. Falta de refuerzos de peso

Desde el año pasado se sabía, Santa Fe necesitaba un delantero de trayectoria, goleador, por lo menos experimentado, tras la salida de Wilson Morelo. Esa era la mayor urgencia, y nunca se dio. Finalmente, el equipo bogotano jugó la Copa Libertadores, quizás el torneo más difícil del mundo, con juveniles en ataque. Anthony Otero y Carlos Ibarguen, ambos de 20 años,aportaron lo que pudieron, pero claramente estaban muy lejos de lo que necesita un equipo que le apunta a ganar la Copa.

Además, en las otras líneas, los refuerzos aportaron poco. El único fue Tesillo en defensa. Jonathan Gómez se fue apagando poco a poco y en los demás casos ni siquiera les alcanzó para ser titulares. Santa Fe sumó jugadores para jugar la Liga Águila, pero no se reforzó para jugar la Copa Libertadores.

2. Conflicto interno y cambio de técnico

El estilo de Gerardo Pelusso no lograba satisfacer a toda la hinchada ‘Cardenal’, pero más allá de eso, los resultados lo respaldaban por su título internacional. Es cierto que no venía bien en el semestre, pero poco a poco el equipo recomponía. Santa Fe tenía una identidad y estilo de juego.Hablar de lo que pudo pasar, es especular, pero sí se puede hablar de lo que pasó y es que en plena Copa Libertadores, a dos juegos claves para la clasificación, el equipo tuvo un cambio abrupto de técnico, tras sus diferencias con Omar Pérez, eso repercute directamente.

El técnico nuevo paga los platos rotos. Es cierto, Alexis García solo lleva un mes en el equipo, pero en dos partidos solo ganó un punto. En Libertadores se exigen resultados inmediatos y no los hubo, así como tampoco hubo buen manejo táctico.

3. Puntos perdidos como local

Perder cuatro puntos en casa, en un torneo corto como la Copa Libertadores, generalmente cuesta la clasificación. Santa Fe solo pudo vencer en El Campín a Cobresal. Ante los rivales más fuertes, Corinthians y Cerro Porteño, sumó dos empates, de eso fueron culpables los dos entrenadores, Pelusso y Alexis.

4. Esquema táctico y errores individuales en Paraguay

A pesar de todo lo anterior, de la falta de refuerzos, los puntos perdidos en casa y el cambio de técnico, Santa Fe llegó a la última fecha en Paraguay, con las opciones intactas de clasificar, ante un rival en crisis, que estrenaba técnico y que venía de perder frente a Cobresal en Chile.

El equipo capitalino lo tenía todo, todo para clasificar, incluso con un empate, ante un contrincante inferior. Pero el planteamiento táctico fue temeroso e improvisado. Alexis García acumuló hombres en campo propio, con un esquema inédito y defensivo. Santa Fe, en contravía del discurso previo del técnico, salió a especular y buscar el empate. Quiso defenderse, pero ni siquiera lo hizo bien.

El temor y la mala estrategia del entrenador, se vio matizada por errores individuales: Las expulsiones irresponsables de Balanta y Mina, y el gol que recibió Robinson Zapata. La escuadra ‘Cardenal’ agrandó a un rival que nunca mostró buen fútbol. Incluso, con 9, el ‘León’ pudo empatarlo. Así de pobre fue Cerro Porteño. El partido lo perdió todo Santa Fe, el rival hizo lo mínimo.

El día clave, el más importante del semestre, Alexis García falló en la dirección técnica. Como también lo hizo frente a Corinthians. En Liga Águila, a Alexis le ha rendido, pero la Copa Libertadores es totalmente diferente, exige otro nivel.

IVÁN CAMILO CABALLERO – AS.COM

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *