Los gemelos siguen de moda: Simon Yates gana la 6ª etapa

El británico del Orica, hermano de Adam (4º en el Tour y mejor joven), venció en la etapa rompepiernas de la Ribeira Sacra. Atapuma sigue líder.

Los gemelos Yates siguen de moda. Tras el gran Tour de Adam, que acabó cuarto y mejor joven de la carrera, su hermano Simon ha venido a la Vuelta con ganas de reivindicarse y se ha impuesto en la sexta etapa, sobre un recorrido rompepiernas por la Ribeira Sacra. A los 24 años, es la primera victoria en una grande de la fratría. Hace exactamente un mes venció en la Clásica de Ordizia. “¿Quién es el mejor de los dos?”, le preguntó Juan Carlos García en TVE al término de la jornada. Simon puso una sonrisa de oreja a oreja y respondió: “Se verá con el paso del tiempo”.

El tiempo dice de momento que Adam ha logrado una mejor clasificación en una grande, cerca del podio de los Campos Elíseos, y ha conquistado una clásica del World Tour: San Sebastián 2015. Simon tiene un triunfo en la Vuelta y un tropezón con un caso de dopaje: dio positivo en la última París-Niza con un broncodilatador y, aunque el equipo Orica asumió toda la culpa por no tramitar el permiso terapéutico, estuvo cuatro meses sancionado. Tras su regreso ya lleva dos victorias, ambas en España. Los hermanos Yates, por cierto, se destaparon en el Tour del Porvenir de 2013, aquel que ganó Rubén Fernández: Adam subió al cajón (segundo) y Simon conquistó dos etapas.

A cuatro kilómetros del final, el suizo Matthias Frank era el único superviviente de una escapada, pero el ritmo de su pedalada ya anunciaba el final de la aventura. El Movistar tiraba de un pelotón muy cribado. Los focos apuntaban a Alejandro Valverde: el trazado parecía a su medida. Entonces Dani Moreno miró al murciano y a Nairo Quintana, y con permiso de sus jefes abrió gas. Simon Yates respondió como una centella. Primero rebasó al español y luego a superó a Frank. Sin piedad.

Frank, decíamos, era el último viajero de una fuga de 11 corredores que se formó en el kilómetro 45. El mayor peligro era el portugués Jose Mendes, a 2:51. También estaba Losada, a 3:11. Los equipos de los gallos no querían alegrías en un terreno de caza complicado y no dejaron nunca que los escapados se marcharan más allá de los dos minutos y medio. En el alto de Alenza, Omar Fraile tomó la cabeza. Detrás se formó un cuarteto con Zeits, Frank, Bakelants y Losada, que tuvo un susto en el descenso y desapareció de la persecución. A 18 kilómetros, Fraile fue neutralizado y Frank se marchó en solitario. El resto ya lo conocen.

Uno de los integrantes de la aventura era Jan Bakelants, que el día anterior se había visto implicado en la caída en Lugo con el bolardo que envió a casa a Steven Kruijswijk. Bakelants dijo tras el suceso: “La carrera ya tiene el accidente que buscaba por no indicar bien estas cosas”. Quizá enrabietado, Bakelants buscó este jueves una victoria que se le resistió. Atropellos de vehículos de carrera, arcos hinchables que se caen sobre el pelotón, ciclistas que se saltan pasos a nivel, bolardos mal señalizados… En los últimos años, los casos de inseguridad ya son demasiados. Y demasiado graves.

Juan Gutiérrez

Juan Gutiérrez – As.com

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *