La oportunidad de oro que vive Zafra en el ‘rugby’ francés

Cortesia: Redacción EL TIEMPO

Ya está en Francia, incluso ya cumplió con sus primeros entrenamientos. Viajó el lunes pasado al país europeo desde Bogotá. Primero llegó a la capital colombiana desde Cúcuta, en donde nació hace 19 años; está cerca de cumplir 20, en marzo, y la vida y el deporte, en especial el rugby, le ha dado una oportunidad de oro.

Andrés Zafra no es un colombiano cualquiera. De hecho, su contextura física y su fuerza lo hacen el perfecto elemento para un deporte como el rugby, en el que el contacto, el juego fuerte y la velocidad son importantes. Zafra mide 1,98 m y pesa 115 kg, una característica que llamó la atención de una delegación de exjugadores de la selección francesa de rugby, quienes lo vieron jugar durante una visita que realizaron a Cúcuta en busca de posibles jugadores para llevarse a Francia. Fue Zafra el escogido.

 Sus inicios en el deporte

Como casi el total de los jóvenes en Colombia, todos crecen con la ilusión de ser futbolistas. Andrés era uno de esos tantos adolescentes. Pero en el 2010, cuando hacía parte de la escuela Quinta Oriental de fútbol, en Cúcuta, en un accidente de tránsito se fracturó los dos pies. Luego de varios meses de recuperación decidió no seguir con el fútbol.

Un amigo de su colegio lo invitó a jugar rugby en el 2012, cuando tenía 16 años y, luego de negarse a ir en varias oportunidades y de varios intentos de los entrenadores de la Liga de Rugby de Cúcuta de convencerlo, Zafra accedió a jugar este deporte.

Ingresó al programa de la Liga de Rugby de Cúcuta llamado ‘Más niños jugando rugby. Escuela de valores’, cuya iniciativa ‘Detección de talentos’ ayudó a Zafra a dar sus primeros pasos en el deporte. La Liga cucuteña del deporte tiene en la ciudad y en todo Norte de Santander 25 escuelas que llegan a los colegios e invitan a los muchachos a practicar el rugby. Es la forma que usan para masificarlo.

“Comencé en el 2012. Estaba en el colegio, asistí a unas convocatorias y me dijeron que yo tenía buen biotipo y que si me metía a jugar este deporte me podría ir bien. Al principio como que no quise, pero después me animé y encontré a William (el DT de Carboneros y de la selección Juvenil)”, recordó Andrés Zafra.

El colombiano Andrés Zafra tiene don de mando, por eso es el gran guía de sus compañeros en los equipos en los que ha jugado.

William León, entrenador de Zafra, también hizo memoria cuando conoció al cucuteño. “Le dije que yo era el entrenador de la Selección Colombia, que si era juicioso iba a llegar, y así fue”, comentó.

Zafra comenzó a entrenar para ser alguien importante en el rugby. No solo un entrenamiento diario, sino que también en doble y hasta en triple jornada, en busca de conseguir los resultados con los que sueña todo deportista: llegar a defender a la selección de su país. Y eso por fin sucedió.

“Es que hay personas que nacen para esto, y una de ellas es Andrés”, agregó León.

Llamado a la selección

Luego de fuertes e intensas jornadas de entrenamiento, Zafra logró su primer llamado a la selección juvenil. Cuenta su primer entrenador que fue convocado con tan solo cuatro meses de entrenamientos. Andrés defendió los intereses del equipo nacional en Venezuela, en donde salieron como subcampeones del Suramericano en el 2012. Un año después, en la última jugada de la final, perdieron contra Paraguay.

“Pero en el 2014 había que ganar, fuimos a Perú y quedamos campeones, fui elegido como el mejor jugador del Suramericano y el mayor anotador”, reconoció con humildad.

En el 2014, Zafra recibió su primer llamado a la selección de mayores. México fue el lugar en el que jugó por primera vez con el equipo, y ganaron el Suramericano.

Pero, tras ello, una nueva y grave lesión afecta el cuerpo de Zafra: se rompió el ligamento cruzado anterior de una rodilla.

Luego de la operación y de 6 meses y 15 días de recuperación, Andrés reconoció haber vuelto a su “mejor nivel” y recibió un nuevo llamado a la selección de mayores.

De nuevo ganan en Perú, y el combinado nacional viaja a Brasil para jugar un repechaje que, de ganarlo, le iba a permitir al equipo ascender a la Zona A.

Un aplastante resultado en São Paulo contra los locales de 0-44 impidió el ascenso de Colombia, que este año seguirá en la Zona B, con el reto de afrontar las eliminatorias al próximo mundial, en Japón.

El salto a Europa

Todo fue muy rápido para Zafra. En contactos desde el pasado mes de octubre, el colombiano recibe la noticia del interés en que vaya a Francia, juegue en ese país y, con una adecuada preparación y trabajo duro, logre en el futuro llegar a la élite de este deporte. El exjugador del seleccionado francés de rugby, del Stade Toulou-sain y actual entrenador de Givors, Cédric Desbrosse, y Jean-Baptiste Ozanne, presidente de la Rugby French Flair, una asociación de exjugadores internacionales que buscan jóvenes promesas para formarlas en este deporte, arribaron a Cúcuta con la misión de encontrar un jugador diferente y que pudieran ayudar a llegar al profesionalismo, y qué mejor que hacerlo en Francia, donde el rugby es un deporte importantísimo.

Al hablar con Andrés, acompañados por un traductor, Ozanne y Desbrosse le preguntan que si le interesaría jugar en Francia, “pues ellos están buscando una persona como yo, de mi contextura y capacidades”, le dijo Zafra a EL TIEMPO.

“Yo respondo que sí, que sería una experiencia muy bonita”, agregó.

Los meses de noviembre y diciembre fueron fundamentales para concluir la llegada de Zafra a Francia. Vía correo electrónico, se le informó que el presidente del Givors había autorizado su llegada al club. Un mes después recibe el programa de lo que va a hacer, junto con el tiquete de viaje.

“Nos damos plazo de tres a cuatro meses para ver si funciona, si consigue adaptarse también al frío. Si otros clubes se interesan en ficharlo, dependerá de él. Tiene potencial”, confirmó desde Givors Desbrosse, precisando que el joven colombiano tomará clases de francés para poder retomar sus estudios.

Todo pasó muy rápido. Tras la primera reunión en Cúcuta, a Zafra le dijeron que su llegada al país galo estaba prevista para junio de este año. Sin embargo, sus cualidades hicieron que todo se acelerara y que llegara al Givors, un equipo que tiene su sede cerca de Lyon. Allá vive con Cédric Desbrosse.

El Givors es un equipo de mediana categoría que juega en el torneo Federal 3. Su estadía durante los próximos seis meses requiere del trabajo de él para ponerse a punto física y mentalmente. Además de acostumbrarse al clima y aprender el idioma.

“Me dijeron que tienen contactos con importantes equipos buenos de Lyon a los que me quieren llevar a probar, para ver cómo se me dan las cosas”, confesó.

Y agregó: “Me van a dar todo, hasta el estudio”. Y es que los franceses quieren que Andrés Zafra vea cómo se desarrolla el deporte en ese país y que, en un raro caso en el que no se le den las cosas en el deporte, quieren que el colombiano haga su vida allá.

Tímido y colaborador

William León lo califica como una persona muy tímida, humilde, colaboradora, que apoya en todo sentido y está comprometida con lo que hace.

Zafra es hijo único, aunque tiene una media hermana. “Es un excelente hijo y se lleva muy bien con los padres”, dijo León.

Además de ser talentoso en el deporte, y con cualidades de sobra para triunfar, también es exitoso en el estudio: becado, se decidió por la Ingeniería Mecánica en la Universidad Francisco de Paula Santander de Cúcuta. Es una persona que tiene una visión clara de lo que quiere para su vida.

“En mi familia se pusieron felices porque esta oportunidad no se la dan a cualquiera. Soy el único hijo de la casa, están tristes por eso, pero me dicen que aproveche al máximo, pues, por esta gran oportunidad que Dios me dio”, explicó Zafra.

“Tengo un poquito de presión porque todos ponen su confianza en mí, pero es chévere porque es un reto grande, y cuando es difícil es cuando vienen mayores alegrías y triunfos”, añadió. El presidente de la Federación Colombiana de Rugby, Andrés Roberto Gómez Castaño, dijo que para el rugby colombiano es un hecho histórico.

Fuerza, ganas e inteligencia, principales características de Andrés Zafra, la figura del ‘rugby’ colombiano que abre puerta en Europa.

“Es un punto de partida de algo que siempre hemos soñado, que el rugby sea una oportunidad de vida para los jugadores y que esto sea una posibilidad de movilidad social. Andrés es un chico con un talento natural. Esperemos que se pueda desarrollar y encontrar el nivel para llegar al PRO2 o en el top 14”, le dijo a EL TIEMPO.

William León agrega que Zafra tiene todas las condiciones físicas para triunfar. “Hay algo que se llaman los factores determinantes. Y con Zafra es la estatura. Físicamente es fuerte, atlético y veloz. Y aunque todavía, obviamente, tiene muchas cosas por mejorar, es un jugador muy completo y técnicamente ha mejorado en muchos aspectos, y tiene las condiciones para llegar a un nivel internacional”, declaró el DT.

El sueño de Andrés Zafra ya comenzó, y tiene un futuro promisorio; solo le queda aprovechar esta oportunidad de oro.

Cómo es el ‘rugby’ en Colombia

El ‘rugby’ llegó a Colombia a finales de los años 80, hace algo más de 30 años. La selección nacional es conocida como los Tucanes.

Entre 1997 y 1998 se fundaron los primeros clubes en el país y se realizaron los primeros campeonatos a nivel nacional, con clubes de ciudades como Bogotá, Medellín y Bucaramanga.

En este largo camino se realizaron los esfuerzos necesarios para lograr la constitución jurídica y legítima ante todos los entes que regulan el deporte en Colombia y en el mundo. Hoy, la Federación Colombiana de Rugby, fundada el 4 de septiembre del 2010, es presidida por Andrés Roberto Gómez Castaño.

En el país se disputan varios torneos, en dos diferentes modalidades de juego. “Tenemos un torneo nacional de la modalidad de ‘sevens’ (siete jugadores por equipo) y otro de la modalidad de 15, que se disputa en la categoría de mayores y menores de 18 años”, señaló Gómez Castaño, presidente de la Federación.

“Tenemos también un nacional de clubes con los mejores del país, y arrancamos este año con un Super 10, que también es un torneo de clubes”, agregó el dirigente.

En busca de lograr más casos como los de Andrés Zafra, Gómez Castaño señaló que se trabaja en un programa avalado por la Federación Internacional y que permite ayudar a los jóvenes jugadores para lograr un nivel que les permita llegar a ser competitivos en sus clubes. “Trabajamos con un programa de la Federación Mundial de Rugby que llama Get Into Rugby; nosotros lo adaptamos y se llama ‘Juega rugby, sé un Tucán’. Es un programa en el que tenemos 8 oficiales de desarrollo nacionales, contratados por la Federación, que se encargan de difundir el deporte en diferentes espacios, principalmente entre los adolescentes de 13 a 14 años”, concluyó.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *