12 conclusiones tras la fase de grupos de la Copa América

En una Copa que se ve improvisada, algunas selecciones han demostrado que tienen mucho que mejorar y otras han impresionado gratamente.

1. Una Copa extraña

Entre los campos secos y en mal estado, los estadios semivacíos en algunos partidos y los grotescos errores arbitrales que hemos podido ver, la Copa Centenario corre el riesgo de desprestigiarse mucho. Esto, sumado a que llega sólo un año después de una brillante edición en Chile y a que se cruza con la Eurocopa, hace que este torneo sea un poco decepcionante. Quizás hubiera sido mejor aguantar la edición chilena un año y hacer la Centenario después de cinco años sin torneo continental: la larga espera hubiera hecho que los equipos y aficionados vivieran con más ilusión el campeonato. Todavía falta y existe la posibilidad de que se mejore. Porque hay mucho por mejorar.

2. Estados Unidos, de menos a más

La selección anfitriona tiene las esperanzas muy altas. Es la primera Copa América que se juega en los Estados Unidos, y el proyecto de los norteamericanos implica ganar títulos en esta década: se ha invertido mucho y los resultados tienen que llegar. Sin embargo, los de Klinsmann siguen sin impresionar: empezaron perdiendo ante Colombia y, por más que consiguieron ganar sus partidos restantes, lo hicieron sin dejar muy buenas sensaciones. El 4-0 ante Costa Rica puede resultar engañoso: los ticos jugaron realmente mal y Estados Unidos aprovechó sus oportunidades. Lo cierto es que con Paraguay mostraron ciertas mejoras y, si siguen ascendiendo, podrán cumplir el sueño.

Dempsey lidera una selección americana que va mejorando. DON EMMERT (AFP)

3. Una Colombia renovada ya es favorita

Le ha costado a Pékerman rearmar su selección. Sin Jackson, Falcao y Yepes, y con futbolistas como Carlos Sánchez, Freddy Guarín, Juan Camilo Zúñiga y Pablo Armero mostrando un nivel bajo, el entrenador argentino ha tenido que hacer cambios importantes. Y le han salido muy bien. Tanto Arias como Díaz en los laterales, y Sebastián Pérez y Cardona en el medio le dan mucho aire a la selección Colombia. Y con James mostrando siempre su mejor versión cuando se calza la amarilla y Bacca dándolo todo, los cafeteros se han ganado la chapa de favoritos a ganar esta Copa. Mucho mérito para Pékerman y sus jugadores.

4. Paraguay, a replantearlo todo

Esta Copa sui generis podía llenar de optimismo a algunas selecciones o condenar a otras. Lo último es lo que le ha sucedido a Paraguay, cuya fase clasificatoria para el mundial de Rusia no venía siendo particularmente mala, pero su mal rendimiento en Estados Unidos terminó de dilapidar el trabajo de Ramón Díaz. El técnico argentino, que presentó oncenas interesantes, con jugadores jóvenes en casi todas las líneas, no tenía la credibilidad necesaria para sostener malos resultados y dejó el cargo. Ahora le toca a Paraguay replantear muchas cosas, empezando por el entrenador, y las eliminatorias podrían ser un campo minado para la albirroja.

5. Brasil: siempre se puede empeorar

Después del 1-7 en casa ante Alemania parecía que Brasil sólo podía mejorar. Eso es lo que uno espera cuando toca fondo: que todo lo que venga sea salir poco a poco del sótano moral en el que se ha caído. Pero Brasil nos enseña que siempre se puede estar peor. No ayuda que Dunga, un entrenador muy poco querido en su tierra, se haya encargado de una selección en estado de shock, pero tampoco se le puede echar toda la culpa. La primera eliminación en su historia en primera fase confirma que a este Brasil le faltan muchas cosas, además de un buen técnico (Dunga ha sido despedido y le reemplazaría Tite): liderazgo, fluidez táctica y, sobre todo, mucha personalidad. Por el bien del fútbol, esperemos que la canarinha renazca y retome su lugar en la élite, aunque ya nos ha mostrado que siempre se puede estar peor.

Brasil se fue eliminado en la fase de grupos ante Perú. Mauricio Dueñas Castañeda (EFE)

6. Ecuador, un homenaje a la solidez

Fantástico trabajo de Gustavo Quinteros al mando de la selección ecuatoriana.Después de una pésima Copa América en Chile, la tricolor se reinventó y viene realizando una magnífica fase clasificatoria para Rusia. El buen nivel en eliminatorias se ha confirmado en la Copa Centenario. Sólo lo pasó mal en el primer tiempo ante Perú, pero consiguió remontar un 0-2 que parecía definitivo. Ante Brasil mostró su mejor cara: solidez en defensa y mediocampo, y potencia brutal en ataque. Un equipo para tomar en serio. Ojo, Estados Unidos, que la puede pasar muy mal en cuartos.

7. Perú, de amores con la Copa

Está claro que, futbolísticamente hablando, hay dos Perús: uno en las eliminatorias y otro en la Copa América. En las clasificatorias sufre su brutal irregularidad: no gana dos partidos seguidos y suele terminar en el sótano. Pero en la Copa es otro. En las últimas dos ediciones ha conseguido un meritorio tercer puesto y, en esta, ha eliminado nada más y nada menos que a Brasil y ha clasificado como primero de su grupo. Es cierto que lo hizo con un gol con la mano y jugando bastante mal, pero el hecho es que ahí está, otra vez, en la fase final. Por algún motivo, la blanquirroja se siente bien en la Copa y no tendría que sorprendernos que se meta por tercera vez consecutiva en semifinales.

8. México, un laboratorio que funciona

México es la selección que más ha impresionado tácticamente en la Copa América. Cambia de sistema en pleno partido, despista a sus rivales y lo hace todo con mucha fluidez. Ha tenido una muy buena primera fase, confirmando su rótulo de favorito para llevarse el torneo, en cierta medida por su buena plantilla y también por la localía que ostenta en cada partido. Osorio está haciendo las cosas muy bien, apoyado en jugadores muy importantes como Rafa Márquez, Andrés Guardado, Chicharito, Layún o el “Tecatito” Corona. Las innovaciones del técnico colombiano funcionan muy bien.

México ha hecho una buena fase de grupos, y el Tecatito Corona ha sido la figura. SCOTT HALLERAN (AFP)

9. Uruguay: ¿Tiempos de cambio?

La desastrosa performance de Uruguay en la Copa América despierta algunas dudas sobre la continuidad del proyecto de Tabárez. Ya son más de diez años a cargo de la selección mayor charrúa y puede que su ciclo esté llegando a su final. Uruguay, a diferencia de Colombia, no ha conseguido renovarse bien y se apoya demasiado en lo que pueda hacer Luis Suárez, ya que Cavani solo no es el mismo. Un cambio en la selección no implicaría que el Maestro dimitiera, aunque sí hay cosas que replentear.

10. Venezuela: Dudamel y los nuevos aires

Antes de este torneo no sabía uno qué esperar de Venezuela. La salida de Sanvicente fue el corolario de una etapa sumamente tensa en la vinotinto, en la que renunciaron los referentes a una selección que se halla en el último lugar de las clasificatorias al Mundial. Pero llegó Rafael Dudamel, joven ex portero de la selección, y parece haber traído consigo nuevos aires, optimismo y las ganas que no sobraban.Venezuela ha hecho una muy buena primera fase, sorprendiendo a Uruguay y a México, y no se lo pondrá nada fácil a Argentina. El equipo de Dudamel es sólido, ordenado y tiene explosividad arriba con Rondón, Peñaranda y Martínez.

11. Argentina: Messi y diez más

Si algo ha demostrado Argentina en un grupo bastante asequible es que todavía no ha conseguido ser un equipo. Martino no encuentra la química con sus jugadores ni logra que entre ellos haya armonía, de manera que la albiceleste gana más por inercia y peso individual que otra cosa. Y cuando está Messi, mucho más. Sólo bastó con verlo ingresar ante un Panamá que, con diez hombres, complicaba más de lo esperado, y marcar tres goles en veinte minutos. Es lo que tiene Argentina: al mejor jugador del mundo y buenos actores secundarios que, sin embargo, no forman un equipo. Aun así, les puede bastar para ganar la Copa.

Argentina es una sin Messi y otra cuando ingresa el crack. En los cuartos estará al 100%. David Fernández (EFE)

12. Chile sufre sin Sampaoli

Estaba claro que sería muy difícil tomar la posta de un técnico tan exitoso como Sampaoli en la selección chilena. El encargo le cayó a Juan Antonio Pizzi, algo bastante sorprendente considerando que el argentino no ha tenido una carrera demasiado exitosa como entrenador. Y se nota. Chile está sufriendo para volver a ser (o seguir siendo) el equipo dinámico y vertical que era con Bielsa y Sampaoli, y le cuesta mucho sacar los partidos adelante. No será fácil que repita el título y mucho menos teniendo en cuenta que tendrá que enfrentar a México en los cuartos.

Dan Lerner

Dan Lerner – AS.COM

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *