Zidane se reencontrará con James lleno de fútbol y energía

Colombia se lo devuelve al Real Madrid en gran nivel antes del clásico con Barcelona. Como media punta rindió, hizo gol y completó los 180 minutos con el tanque lleno.

ames Rodríguez dejó la Selección con la sonrisa del deber cumplido.  Sacó adelante la prueba de la Eliminatoria con la categoría que le exigen. Regresa a su equipo motivado por lo que demostró frente a Bolivia y a Ecuador. Este el balance del volante que llega en gran momento antes del partido contra Barcelona.

Su personalidad apareció en el momento más difícil: Lideró el rescate de la Selección Colombia que en esta doble fecha de Eliminatorias necesitaba los seis puntos para seguir de cerca a los que encabezan la tabla de posiciones. James absorbió esa presión,dio ejemplo con la banda de capitán. Rodeó de confianza al equipo que con piezas nuevas se metió en el lote de los de arriba. Sus gestos de fraternidad en los festejos de los goles recordaron esa armonía grupal que tanto se destacó en el pasado Mundial.

Físicamente entero: Disputó los 180 minutos de una serie que primero lo recibió en La Paz. La propuesta de jugar con poca distancia entre los bloques de defensa-mediocampo y buscar con pases largos a Carlos Bacca lo favoreció en el primer tiempo. Para el complemento, sufrió con la recuperación boliviana que pasó sin filtro por las bandas y remató por el centro de la cancha. Sin embargo, tuvo un segundo aire en los últimos 10 minutos en los que aún tuvo piernas y cabeza para romper el empate.

Cinco días después enfrentó al líder Ecuador en los 35 grados de la tarde barranquillera. Más suelto entre líneas estuvo activo para respaldar a la pareja de la primera línea de volantes y recuperar la pelota, así como para asistir a Carlos Bacca y acompañarlo como otro punta llegando al área por la izquierda.

Su fútbol en máxima expresión: Le faltó un gol ante Ecuador en el estadio Metropolitano para cerrar un doblete brillante con la Selección. Frente a Bolivia hizo el primero con un zurdazo, habilitó a Bacca con pase largo. Pese al desgaste por la altura guardó varios trucos para el final. Creó la jugada para Marlos Moreno que terminó con el 3-2 de Edwin Cardona. Pudo terminar con doblete en la última pelota desde media distancia, que se fue desviada por poco.

En Barranquilla elevó su perfil. Puso el fútbol que Colombia necesitaba para curar viejas heridas. Rápido para decidir se acercó a Sebastián Pérez del que recibió y habilitó a Bacca para el 1-0. Salió de su zona central para ir por afuera. Pudo aumentar el marcador en dos ocasiones aunque falló en la puntería. Una asistencia que filtró al área para Juan Guillermo Cuadrado en el 3-0 de Bacca le dio justicia al marcador por el rendimiento del equipo.

Compartir