Un Lomachenko majestuoso vapulea a Walters

El ucranio se exhibió, lo que provocó que Walters decidiese no saltar al ring en el séptimo asalto. Lomachenko suma así su segundo mundial WBO del superpluma.

Las Vegas se disponía a vivir una nueva batalla entre dos de los mejores púgiles del momento. El Mundial por la Organización Mundial de Boxeo (WBO, por sus siglas en inglés) estaba en juego entre el campeón, Vasyl Lomachenko y el aspirante Nicholas Walters, un combate de altura, pero en el que el campeón dio una de las mayores exhibiciones de los últimos años en la disputa de un título mundial para retener el título. Walters, que llegaba invicto, decidió no luchar en el séptimo asalto, decisión que no compartió el público de Las Vegas, el castigo no estaba siendo excesivo, pero la superioridad era latente.

Lomachenko no pudo lucirse tanto como en sus anteriores combates, pero fue el que más mostró y dio una tremenda clase de boxeo al público de Las Vegas. Walters salió a buscar la contra, no la encontró y tampoco soltó demasiados golpes por miedo a que una contra del campeón lo dejase en la lona. Lomachenko, por tanto, llevó la iniciativa. El ucraniano fue fiel a su estilo, se fue al ataque, lanzaba muchos goles, acompañados de una gran movilidad. El ucraniano lanzaba golpes desde todas las posiciones con su movimiento lateral, el cual anuló a Walters.

Lomachenko mantenía bien la distancia con el jab, el cual usaba también para impactar una y otra vez en el rostro de su rival. El campeón no mostraba fisuras, no dejaba un resquicio sin cubrir y poco a poco la desesperación del aspirante iba creciendo. Walters estaba desarmado, su táctica no había funcionado, no encontraba huecos y se veía impotente ante la superioridad de Lomachenko. Por ello, en el descanso entre el sexto y séptimo round reclamó la atención del árbitro, mientras su esquina trataba de convencerle. Walters, en un momento que recogieron las cámaras de la HBO, comunicó al árbitro que no seguiría, su inferioridad era latente y no veía motivo para continuar.

Walters lo achacó a su inactividad, Lomachenko mira a su próxima presa

Tras el combate Nicholas Walters reconoció su inferioridad. El excampeón mundial e invicto hasta esta pelea achacó su mal combate a su inactividad, ya que volvía al ring tras casi un año sin pelear. Por su parte, el promotor del campeón, Bob Arum, hablaba ya del futuro. El ucranio tiene un espina clavada con Orlando Salido, único púgil que le ha derrotado como profesional, por ello quiere volver a defender su título del Superpluma ante él. A pesar de ello, Arum reconoció que manejan varias ofertas para la que sería su segunda defensa de ese cinturón.

Álvaro Carrera

Álvaro Carrera – As.com

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *