Tener la ventaja de local es una ventaja para los D-backs en duelo contra Rockies

La mayoría de las veces, en el béisbol el hecho de ser local no importa tanto como en otros deportes. Por ejemplo: en el 2017, los equipos de casa en las Grandes Ligas ganaron el 54% de sus juegos. Mientras tanto, desde el 2000, los equipos locales en la NFL han ganado el 57% de los partidos, y en la NBA ese promedio sube a 60%. Es más, en el 2007, los equipos de MLB ganaron el 54% de sus encuentros, la misma tasa que en 1997, 1977 y 1947. Podemos decir, entonces, que un equipo genérico de béisbol debe ser considerado favorito 54/46 cuando juega en su estadio.

Pero el béisbol es muy distinto en el aíre desértico del Chase Field, así como en las alturas del Coors Field. Gracias a las condiciones climáticas que afectan sus parques, no hay novenas que reciban tanto ayuda en casa como los D-backs y los Rockies, y al menos en el caso de Colorado, nadie se ve tan afectado como visitante.

Por eso, que el juego de Comodines de la Liga Nacional el miércoles sea en Phoenix y no en Denver significa que este choque tiene la posibilidad de ser el duelo más afectado por el estadio entre todos los duelos posibles en las Grandes Ligas.

Los D-backs ganaron este año el 64% de sus juegos en casa, sólo por detrás de los Dodgers. Los Rockies, por su parte, se llevaron el 57% de los encuentros en el Coors Field, para un 57%. Pero en la carretera, ambos jugaron para 41-40.

Además, durante las últimas cinco temporadas, los Rockies han ganado sólo 18 de 48 juegos en el Chase Field (37%), empatados con los Bravos por el menor porcentaje entre todos los equipos de la Liga Nacional en dicho estadio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *