Sagan también repite victoria y Valverde enseña los dientes

Sólo Gaviria y el eslovaco han alzado los brazos con victorias individuales en este Tour. El murciano fue cuarto en vísperas del Muro de Bretaña.

De dos en dos. Peter Sagan redondeó el mismo doblete que había hecho Fernando Gaviria el día anterior. Llevamos cinco etapas disputadas y sólo dos ciclistas han levantado los brazos: el eslovaco y el colombiano. Recordemos que la otra jornada fue una contrarreloj por equipos. Sagan, además, sólo ha sido primero o segundo en esas cuatro llegadas. Este jueves asoma el Muro de Bretaña, una subida de dos kilómetros que seguramente cambie la tendencia. Anoten un nombre, por si acaso: Alejandro Valverde.

No es un nombre lanzado sólo con el corazón. Valverde está fino. Así lo demuestra su cuarto puesto en el final ratonero de Quimper, un final apto para los especialistas en clásicas. Uno de los más ilustres, Gilbert, lanzó el primer ataque a 800 metros de la meta. Se le hizo largo y se vio superado por Sagan y Colbrelli, otra vez segundo. Detrás de Valverde llegaron Alaphilippe, Dan Martin y Van Avermaet, que retuvo el maillot amarillo. Si uno mira la clasificación, parece delante de la Flecha Valona o de la Lieja-Bastoña-Lieja. Fue una bonita llegada. Sin cambios en la general.

Tenemos ya tantas ganas de que aparezca la montaña, que hasta nos ilusionamos con una batalla más descarnada tras ver el perfil de este miércoles: tres puertos de cuarta categoría y otros dos de tercera. Como se suele decir ante una sierra con esos dientes: un terreno propicio para escapadas y emboscadas. En el Tour de 1956, en una etapa que también partió de Lorient, una fuga de 31 ciclistas llegó con 18 minutos a la meta de Angers. Entre ellos se encontraba Roger Walkowiak, que aquel año salió del anonimato con su victoria final en el Tour. De aquel triunfo surgió la expresión “ganar a lo Walko”. Hay muchas formas de ganar.

Ampliar

El letón Toms Skujins recogió el fruto de su escapada con el maillot de lunares que distingue al líder de la Montaña.STEPHANE MAHE (REUTERS)

No hubo ningún Walko en la jornada, pero sí una escapada de siete corredores. Entre ellos repitió Sylvain Chavanel, que sigue persiguiendo plusmarcas. Su 18ª participación ya es récord. De paso corrió su 353º jornada en el Tour, con lo que empata a Hincapié, aunque aún le queda por delante Zoetemelk (365). Y, a falta de mayor interés, Radio Tour informó de que, gracias a las tres cotas que coronó en cabeza, ha igualado con Hinault como tercer francés: 22-22. Conviene añadir, eso sí, que el Tejón sacó más rendimiento a esos puertos con sus cinco Tours, y que esta estadística la lidera el inalcanzable Virenque (70). Hay que entretenerse con algo.

Ahí se acabó su protagonismo. Al menos por hoy. Seguirá coleccionando números en el futuro. Lilian Calmejane, Toms Skujins y Nicolas Edet tomaron después la cabeza de la escapada. El último puerto del día, Locronan, descolgó a Edet y coronó a Skujins, que le quitó a Chavanel el placer de vestir el maillot de lunares en el podio. Faltaba una veintena de kilómetros y el pelotón ya venía a un minuto. No había más vida para la aventura. Era el turno de los clasicómanos.

Juan Gutiérrez

Juan Gutiérrez  As.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *