Promesas, política y deporte: logros y mucho por cumplir

Los triunfos también sacan a la luz las dificultades que han tenido que pasar los atletas a lo largo de su carrera. Muchas veces, el apoyo se queda en palabras.

Óscar Figueroa pide que se apresure la Ley del deporte que iba a ser aprobada en el Congreso pero que fue retirada porque tenía varias inconsistencias, “no respondía a las expectativas que se habían generado en torno a una reforma de la Ley del Deporte, especialmente en los temas relacionados con la seguridad social y los estímulos e incentivos para los atletas, ya que dicho proyecto carecía de nuevas fuentes de financiación”, según explicó el Comité Olímpico Colombiano el pasado 18 de julio.

Debería apresurarse porque con ella todos los deportistas podrían dejar de preocuparse, en parte, por cómo van a vivir, cómo van a financiar la práctica de su deporte y qué harán cuando su vida deportiva termine. Pero no será fácil, hay que redactar el documento otra vez y esperar a qué se apruebe. Varios años podrían pasar.

La directora de Coldeportes tendrá mucho que ver en que este triunfo político y financiero se logre para los deportistas colombianos. Además de su responsabilidad en los Juegos Bolivarianos, que serán en Santa Marta, los próximos Juegos Nacionales que serán en Bolívar, la posibilidad de tener el Mundial de Ciclismo y el ciclo olímpico que comienza cuando terminen los juegos de Río de Janeiro.

Hay cosas que esa dirigencia deportiva y la clase política no han entendido: Que se trata de una política pública, que es su obligación hacer una ley que proteja a los deportistas y que se debe invertir en ellos. Por eso cuando un atleta gana una medalla de oro y el político de turno saca pecho, nadie le cree.

El deporte no es prioridad y no lo ha sido nunca. No se pueden desconocer avances en las bases con las federaciones y algunos programas del Gobierno que buscan encontrar nuevas figuras, sin embargo, los deportistas se siguen quejando y exigiendo que los ayuden, para ellos no es suficiente.

Luis Alberto Moreno es el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo y hace poco entró al selecto grupo de representantes del Comité Olímpico Internacional, por eso ha estado con algunos deportistas colombianos en las competencias.

Por supuesto también estuvo con el medallista olímpico, Óscar Figueroa, a quien le prometió, una más de tantas promesas que le han hecho, que si estaba en sus manos y junto con la decisión del gobierno colombiano, él iba a ayudar a que su coliseo fuera construido. Óscar abrió los ojos, volteó a mirar a Baltazar Medina y con gozo le dio la mano a Moreno. Aplausos ante las cámaras.

Cuando AS Colombia le preguntó sobre su promesa, esto dijo, “yo no le prometí el coliseo, yo lo que le prometí fue lo siguiente, que si el gobierno colombiano necesita un crédito para hacer ese centro desde el BID estamos dispuestos a apoyarlo.

-¿Con la plata que sea necesaria?

“Yo no creo que eso cueste mucho en los términos de lo que son las finanzas públicas colombianas”.

Queda una pregunta, si es así, ¿por qué no se ha hecho?

También dijo, “es lógico que los deportistas exijan y qué bueno que exijan, pero creo que también tenemos que hacerle un reconocimiento a Andrés Botero que le dedicó muchos años al deporte y le pegó este impulso tan importante y lo puso donde está hoy en día”, cuando AS le preguntó que por qué los deportistas no veían un apoyo suficiente para sobresalir.

También reconoció el esfuerzo de Óscar y su valentía para no rendirse, pero no respondió la pregunta y dejó en el ambiente la sospecha que querer poner a Botero en un lugar que solo debe ser ocupado por los deportistas, el del reconocimiento y la gratitud.

Todavía se espera que el presidente Juan Manuel Santos se pronuncie sobre el tema del coliseo de Óscar y sobre la invitación a la Gobernadora del Valle Dilian Francisca Toro a los Juegos vistiendo la indumentaria de la delegación por parte de Coldeportes. Algunos políticos y dirigentes no han entendido que su trabajo no debe recibir un pago a cambio y que los protagonistas verdaderos son los deportistas que son quienes sufren antes de clasificar a unos Juegos Olímpicos o ganar una medalla.

Por ejemplo, Ana Edurne Camacho, exdirectora del IDRD y hoy presidente de la Federación Colombiana de Levantamiento de Pesas, quien, en palabras de Óscar Figueroa, “cambió la mentalidad, invirtió en elementos de entrenamientos de la más alta calidad casi 800 millones de pesos y su apoyo ha sido fundamental”, el campeón olímpico lo dijo en la rueda de prensa en Casa Colombia después de su medalla, hasta ese momento nadie había pronunciado su nombre.

Ojalá a Óscar esta vez sí le cumplan y que para bien de todos los deportistas, que tienen en él a su vocero, también se pueda proceder con la Ley del Deporte. El campeón olímpico dijo que trabajará para ser Ministro del Deporte. Ha sido deportista y entiende qué es trabajar sin descanso, sabe que la carrera deportiva es incierta y que todos merecen los derechos básicos para vivir bien. Tal vez sea el momento de que los mismos deportistas asuman esta lucha.

Angela Tatiana Rodríguez Rio de Janeiro – As.com

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *