Mikel Landa abandona el Giro

El alavés, 8º y gran favorito antes de la etapa de Sestola, se retiró en el km 66. Según el Sky, sufre una «gastroenteritis vírica». «Pasó enfermo la noche».

Mikel Landa abandonó el Giro en el kilómetro 66 de la 10ª etapa. El corredor vasco se quedó descolgado en el primer puerto del día, Passo della Collina, de tercera. Antes de bajarse de la bici ya perdía más de siete minutos respecto al pelotón. El Sky tuiteó que estaba “enfermo”. Sin embargo, Landa se mostró sonriente y confiado en la salida de Campi Bisenzio. De hecho, dijo que atacaría si sentía “buenas piernas”. Su retirada llegó después de que en la jornada de descanso proclamara su “optimismo” de cara a lo que faltaba de Giro, tras superar con nota la contrarreloj de Chianti.

Octavo en la general, a 1:18 de Brambilla, a 25 segundos de Nibali y a 23 de Valverde, rivales, casas de apuestas y especialistas le señalaban como el máximo favorito a conquistar la maglia rosa en Turín. En el Sky reinaba el buen ambiente. La escuadra británica celebró una barbacoa durante el día de reposo (para técnicos y auxiliares, no para ciclistas), y nada hacía indicar que Landa se encontraba mal.En cuanto se montó en el coche de su equipo, le trasladaron al Hotel Executive de Fiorano Modenese.

El comunicado del Sky apuntó a «una gastroenteritis vírica». Dave Brailsford, mánager de la estructura, amplió las explicaciones: «Mikel pasó enfermo la noche, pero comenzó la etapa con la esperanza de poder continuar. Resulta clarísimo que la enfermedad le impidió seguir su buena línea en este Giro». Iñigo Sarriegui, médico del Sky, ofreció otros detalles: «Landa se levantó muy temprano con dolor abdominal y malestar. Iniciaremos el tratamiento en el hotel para que se recupere pronto».

J.A.Ezquerro

J.A.Ezquerro – AS.COM

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *