Mariana Pajón: «No gané con las piernas, gané con el corazón»

La campeona olímpica del BMX dijo que en Río de Janeiro se sintió corriendo como en Medellín. «Estaba tranquila y ya había visualizado subir al podio», comentó muy emocionada.

Cuando Mariana Pajón se levantó el día de la competencia pensó en que ya podía hacer algo que le habían prohibido desde que llegó a Río, abrir unas cartas que le envió su familia en las que le daban la fuerza y el apoyo que necesitaba para ese día.“A mí no me gustan las sorpresas y tuve que esperar para abrir las cartas”, contó.

Luego, nada diferente a otros días, Mariana ya sabía qué hacer en la pista y con se tomó todo con tranquilidad, “ya lo había visualizado desde el primer momento, ya sabía lo que iba a sentir, ya había dado esas vueltas y ese podio muchas veces en mi cabeza, yo quería mucho esto, me preparé muy bien, estaba por fin en una carrera al cien por ciento, sin lesiones. Todo el esfuerzo se tenía que ver y nada, la suerte estaba echada, ya había hecho lo mejor posible y estaba tranquila”.

Ya en la pista, sus rituales olímpicos ganadores la acompañaban, “pintarme las uñas de dorado, las medias de diferente color, los guantes, tener a mi familia acá, las aretas que me regaló mi mamá de alas. No lo veo como cábalas sino como algo que me da fuerza”, dijo.

En la competencia no hubo rival que la parara, su calidad y talento no tienen comparación, en la pista hubo una sola ganadora en la semifinal y en la vuelta que le dio el oro olímpico que comparó con el de Londres, “la diferencia no es mucha, es más experiencia, saber lo que quería, saber que estábamos como en casa. La primera medalla fue muy bonita, todavía la veo en mi casa y no lo puedo creer, pero esta fue demasiado increíble, emocional, escuchar el himno otra vez, saber que todo lo que soñaste se hizo realidad. Cerré un capítulo en Londres y empecé uno nuevo para llegar acá y todo salió como queríamos”.

Mariana dedicó su segundo oro olímpico a Colombia y recordó que, aunque ella lo hace la mayoría de las veces, no siempre se puede ganar, aceptó que fue un ciclo difícil pero enseñó que de las caídas se aprende más que de los triunfos, “el nivel de fanatismo en Colombia es porque se vivió algo muy grande en Londres, me han visto desde niña como luché para estar en Beijing y no se me dio, luego empecé a luchar para Londres y toda Colombia estaba esperando mucho esa medalla y se logró. Creo que es porque todos supieron que se puede hacer lo que se sueña. Después de Londres cambió el deporte, del BMX ya se hablaba, ya se sabía quien era, pero yo no las puedo ganar todas, hay veces en las que las derrotas sirven y para mí no son derrotas sino aprendizaje. Es completamente normal dentro de un proceso que uno tiene que vivir y claro que sirven porque de esta forma valoro más los triunfos”, enseñó.

Y quiere que esa medalla con la que hizo que sonara el himno de Colombia por tercera vez en Río de Janeiro 2016 sea más que solo un triunfo, “esto va más allá de una medalla, yo quiero dejar un legado que va más allá de un oro y es demostrarle a Colombia que podemos unirnos sin importar nuestras diferencias, sin regionalismos, somos uno solo, con un fin siempre nos podemos unir y sentirnos orgullosos de lo que somos, de ser colombianos, de hablar español, de saber que, por ejemplo, yo me preparo en mi país y de ahí salgo y gano. Y si yo puedo hacerlo, quienes están luchando por sus sueños también pueden hacerlo. Simplemente créanlo y lúchenlo”, concluyó la campeona.

EN LA ZONA MIXTA

Emocionada, sencilla y ambiciosa. Así se mostró Mariana Pajón ante los medios de comunicación minutos después de ganar la medalla dorada en Río. Auténtica y carismática como siempre.

En los micrófonos y en las cámaras de la prensa nacional dejó palabras, frases y mensajes que hicieron vibrar a los colombianos tanto o más que la misma competencia.

«Esto es ganar con el corazón», expresó la antioqueña con la bella sonrisa que siempre le caracteriza. Estas fueron sus primeras palabras luego de convertirse en la única deportista del país en colgarse dos oros en los Juegos Olímpicos.

El apoyo de la tribuna: «Corrí demasiado bien, parecía un Campeonato Nacional más. Yo me sentí como en casa. Tuve más barra que en el Mundial de Medellín. Todo eso me llenó de mucha energía».

Repetir medalla: «Es una cosa locos. Ya había visualizado esto: subir al podio. Es demasiado lindo, eso hermoso. Es lo máximo. Trabajé muy duro para lograr esto, y aquí estamos».

La carrera: «Me sentí muy bien. Me sentí muy tranquila desde el principio. Tenía todo bajo control y ya había visualizado todo desde el partidor. Estaba tranquila mentalmente, esa era lo que quería: sentirme bien para disputar la carrera».

Pasión por el BMX: «Ya no es ganar con las piernas, ya no es ganar con la mente, es ganar con el corazón».

La única con dos medallas de oro: «Yo no soy las más importante. Yo soy una más que también dio lo mejor acá. Para mí todos han dado lo mejor, todos han hecho lo mejor posible. Y así yo haya ganado dos, los demás deportistas colombianos también la han luchado y por eso está acá».

Reflexión final: «Colombia ha quedado en la historia y voy a seguir haciendo historia. Quiero más».

As.com Río de Janeiro

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *