La sorpresa de Gran Bretaña para la final de la Davis Kyle Edmund,

Reciente ganador del challenger de Buenos Aires, inédito en el equipo oficial británico, es la baza secreta que el capitán Leon Smith pondrá en escena este fin de semana en la final de la Copa Davis contra Bélgica, en el Flanders Expo de Gante, en pista cubierta y tierra batida, y frente a 13.000 espectadores.

En la ciudad donde se ubica la catedral de San Bavón, donde se guarda el cuadro «La Adoración del Cordero Místico», pieza cumbre de la pintura flamenca, hará su debut en la Davis Edmund, de 20 años, diestro y 100 del mundo, sin ninguna final ATP en su historial.

El jugador nacido en Johannesburgo, pero criado en el norte de Yorkshire desde que contaba tres años, será el número dos del equipo y abrirá precisamente la competición enfrentándose al número uno belga, David Goffin, a las 7:30 a.m., hora de Colombia, para que a continuación Andy Murray lo haga contra Ruben Bemelmans.

Edmund se convertirá así en el sexto jugador en los 115 años de historia de esta competición en hacer su debut en una final. El último de ellos fue el español Feliciano López, hace doce años. Leon Smith ha mantenido a James Ward para el último partido individual en la tercera jornada, si es que llega a ser el decisivo.

Mil seguidores británicos tienen billete para estos tres días en los que Gran Bretaña se ha situado por primera vez en una final desde 1978, y esperando ganar la Ensaladera también por primera vez desde 1936, cuando entonces Fred Perry figuraba en el equipo.

El conjunto británico ha ganado esta competición nueve veces. Bélgica no la ha ganado nunca y será su segunda final, después de perder precisamente contra Gran Bretaña en la de 1904. El capitán belga, Johan van Herck, no se sorprendió de la decisión de su colega, respecto a Edmund. «Esperábamos que Kyle fuera el número dos», dijo.

«Sabíamos que Ward permanecería en el equipo, porque sería un gran riesgo mantener a Inglot en la formación» «Si algo llega a suceder a los otros jugadores, no tendrían ningún otro para los individuales», añadió.

Bemelmans, 108 del mundo, se mostró optimista a pesar de que será el primer rival de número dos del mundo, Andy Murray, y refrendó su tesis al aducir que él será también factor sorpresa para la raqueta de Dunblane.

«Es el primer duelo que tendré contra él, ni siquiera hemos entrenado juntos. Va a ser nuevo también para él, y creo que lo conozco mejor, como juega y como se desenvuelve en la pista, que él a mí», apuntó. «Quizás por ello tengo una ligera ventaja», añadió.

Los hombros de Andy Murray soportarán las esperanzas de ganar esta Copa Davis. El escocés llega tras ganar los seis partidos individuales que ha disputado este año, y podría convertirse en el tercer hombre en completar un perfecto 8-0, si vence en sus dos partidos, primero contra Bemelmans, y Goffin. También jugará el doble, junto con su hermano Jamie.

Solo John McEnroe y Mats Wilander se hicieron con esa cifra desde que el Grupo Mundial se incluyó en el calendario en 1981. El estadounidense fue el único que ganó los ocho antes de conseguir el título en 1982. Sus víctimas fueron los indios Vijay Amritraj y Ramesh Krishnan, los suecos Anders Jarydd y Wilander, los australianos Peter McNamara y John Alexander, y los franceses Yannick Noah y Henri Leconte en la final de Genobre en la que ganó su cuarto título Davis.

Wilander repitió esa gesta en 1983, aunque no pudo conseguir la Ensaladera porque Australia ganó en la final de Melbourne por 3-2. Treinta y dos años después, Murray tiene la oportunidad de unirse al dúo. En su lista figuran hasta el momento, los estadounidenses Donald Young y John Isner, los franceses Jo-Wilfried Tsonga y Gilles Simon, y los australianos Thanasi Kokkinakis y Bernard Tomic, aunque también ha ganado dos dobles junto con su hermano Jamie. Si ganara este fin de semana los dos individuales y el doble, Murray sería el cuarto hombre en la historia del Grupo Mundial, que ha ganado 11 partidos en un solo año junto con McEnroe en 1983 (12-0), Michael Stich en 1993 (11-1) e Ivan Ljubicic en 1995 (11-1).

Si excepcional es esta final, también lo serán las medidas de seguridad para este fin de semana en Gante, ciudad situada a algo más de 56 kilómetros de Bruselas, que se mantiene en alerta máxima por terrorismo. Tanto la Federación Internacional de Tenis (FIT) y la Real Federación Belga de Tenis (RBTF), se han mantenido en guardia evaluando riesgos y seguridad, no solo de los equipos, sino de espectadores, medios de comunicación y todo el personal afectado.

Así, no habrá venta de entradas en el estadio, y ninguna persona sin billete en su poder podrá ingresar en el recinto del mismo. Además se realizarán controles adicionales de seguridad en todas las entradas a los poseedores de billetes, miembros del ‘staff’ y visitantes.

El ingreso al evento se demorará más de lo habitual debido a lo anterior, y las puertas se abrirán dos horas antes del comienzo de los partidos de cada día. Bolsos y mochilas no serán permitidos dentro del Flanders Expo, y tendrán que ser dejados en armarios fuera del estadio. Tampoco se permitirá el ingreso de comida y bebida.

Compartir