La FIA saca a luz todo sobre el accidente de Alonso en Australia

La FIA ha publicado su completa investigación y asegura que Fernando sufrió tres picos de 45, 46 y 20G y un giro de 540 grados en el aire.

Han pasado casi tres meses y Alonso ya está plenamente recuperado y volviendo a hacer magia al volante, como ocurrió con su quinto puesto en Mónaco, pero es echar la vista a Australia y un escalofrío sigue recorriendo tu cuerpo. El grave accidente que sufrió el español durante la carrera de Melbourne, del que afortunadamente salió ileso, fue uno de los más graves de su trayectoria y de la Fórmula 1, y quedará siempre en la memoria de las carreras como un mal recuerdo.

En su momento, ya se cifró el impacto que tuvo que soportar Fernando en 46G. Pero ahora, la FIA ha publicado los datos de su análisis y recorre paso por paso cada escena del incidente en una profunda investigación que han podido llevar a cabo gracias a los diferentes sistemas con los que están equipados pilotos y monoplazas, destacando como imprescindibles los acelerómetros en los oídos del piloto, la cámara de alta velocidad que enfoca su cabeza y las grabadoras de datos de accidentes (ADRs).

 Informe sobre el accidente de Alonso

«Desde un impacto inicial a 305 km/h, el coche de Alonso fue capaz de gestionar tres desaceleraciones de altas Fuerzas G y una fase de suspensión en el aire sin mayores lesiones, debido principalmente a una serie de sistemas de seguridad en el coche que funcionaron para su propósito», resumen desde el Instituto Global de Seguridad del Automovilismo, la entidad que ha colaborado con la FIA en su análisis. Este es un extracto del informe del organismo internacional:

«El McLaren de Alonso chocó contra la parte trasera del Haas de Esteban Gutiérrez al final de la zona de DRS entre las curvas 2 y 3. Iba a 305 km/h cuando su rueda delantera derecha impactó con la trasera izquierda de Gutiérrez».

«Después del impacto inicial, la suspensión delantera derecha de Alonso quedo destruida y el coche giró hacia la pared de la izquierda, sufriendo una desaceleración lateral máxima de 45G, con altos niveles de aceleración también registrados por los acelerómetros del oído, lo que demuestra las fuerzas sobre la cabeza del conductor».

«La cámara de alta velocidad mostró que el casco de Alonso golpeó dos veces el reposacabezas durante el impacto que corresponden a los dos picos observados en los datos del acelerómetro».

«El coche rebotó y empezó a deslizarse hacia la grava. Luego se fue apoyando fuertemente en su lado izquierdo a medida que viajaba por la hierba hasta que se encalló en la grava y fue propulsado por el aire, registrando una desaceleración lateral de 46G».

«El coche giró aproximadamente 540 grados (1,5 veces) y estuvo en el aire 0,9 segundos. En su primer contacto con el suelo tras el aterrizaje experimentando una aceleración longitudinal máxima de 20G. El coche entonces girar sobre su parte trasera antes de caer y pararse finalmente sobre la parte izquierda de la cubierta de su motor».

Víctor Serrano

Víctor Serrano – as.com

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *