El Tour de Froome 2016

Greipel se impuso a Sagan en los Campos Elíseos y el africano, que entró abrazado a sus compañeros del Sky, se coronó por tercera vez como campeón en París.

Si nos pidieran que resumiéramos el Tour 2016 en imágenes, estoy convencido de que la mayoría tendría como protagonista a Chris Froome. Hagan la prueba. La primera, no creo equivocarme, nos muestra al maillot amarillo corriendo desesperadamente a pie por el Mont Ventoux. En la segunda, a ver si acierto, vemos al ciclista del Sky dando pedales sentado en la barra de su bici en el descenso del Peyresourde. ¿Vamos bien? A partir de ahí puede haber menos consenso, pero seguramente en el top también colocaríamos la caída y el cambio de bicicleta de Froome en el descenso del Bisanne y el abanico junto a Sagan.

Pueden hacer el test con su entorno. Este domingo por la mañana, mi mujer me sorprendió con una pregunta: “¿Quién ha ganado el Tour?”. Tras aclararle que Froome, su réplica fue rotunda: “¿Ese que corría por el monte? Lo merece, se lo ha currado”. Efectivamente, Froome ha sido el único que se ha currado la victoria. Y lo ha hecho con un amplio repertorio: descenso, abanicos, contrarreloj, subida, cronoescalada… Sólo le faltó esprintar en los Campos Elíseos. Prefirió cruzar la meta abrazado a sus compañeros del Sky para celebrar su tercer Tour.

Si seguimos buscando imágenes, el siguiente que asoma a nuestras retinas es Peter Sagan. No es un corredor para generales, pertenece a otro ciclismo. Puro espectáculo. Un showman. Le hemos visto ganar tres etapas, meterse en una decena de fugas, provocar abanicos, tirar de Kreuziger para intentar subirle al podio, marcarse un caballito en la meta y hasta hacer sus necesidades en la caravana de un aficionado… Sagan es más que un campeón. Y este domingo recogió un doble premio en París: su quinto maillot verde consecutivo y el más combativo.

Chris Froome, escoltado en el podio final de París por Romain Bardet y Nairo Quintana. Getty Images

Más allá cuesta encontrar momentazos en este Tour. Y menos entre los gallos. Con Contador herido y con Nibali pasado tras el Giro, no había ciclistas con garra. Lo más parecido fue el ataque de Bardet con Cherel a 90 km/h en el mojado descenso del Bisanne. La valentía obtuvo recompensa: la etapa y la segunda plaza. Y pare usted de contar. A partir de ahí, todos se preocuparon más por el podio que por el premio gordo: Mollema, Yates, Porte… Un argumento utilizado es que el duro ritmo del Sky no permitía alegrías. Pero también el Astana tiró dos días alpinos y Aru no pudo rematar. Hay que tener equipo, pero también líder.

Se esperaba todo de Nairo, pero no estuvo a la altura de Froome. Al principio, porque esperaba a la última semana. Y ya en la última semana, porque no iba. Su tercer puesto ha llegado más por clase que por otra cosa. Valverde, grandioso, se sacrificó por él y ha acabado sexto. Ambas posiciones, unidas al triunfo de Ion Izagirre y a la clasificación por equipos, maquilla el rendimiento del Movistar.

En ausencia del renacido Cavendish, cuádruple vencedor y otro ilustre de este Tour,André Greipel ganó al sprint la última etapa en los Campos Elíseos. El alemán mantiene vivo su récord: lleva desde 2008 ganando etapas en todas las grandes en las que ha participado. En total, 21 victorias y once carreras consecutivas. Fue el broche al Tour de Froome 2016.

Juan Gutiérrez

Juan Gutiérrez – AS.com

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *