El gesto en la pista atlética que conmovió a todos en Río

Nikki Hamblin y Abbey D’Agostino se llevaron una de las grandes ovaciones de la pista atlética este martes tras recuperarse de una dura caída. 

La pista atlética del Estadio Engenhao en Río de Janeiro da lugar para todo. Ahí,Usain Bolt logró su séptimo oro olímpico el fin de semana, y ayer, Shaunae Miller protagonizó una imagen nunca antes de vista, cuando se lanzó en la meta para conquistar la prueba de 400 metros.

Sin embargo, este martes el triunfo fue otra cosa. En las prueba de 5.000 metros, las atletas Nikki Hamblin y Abbey D’Agostino transformaron una dura caída en un ejemplo de espiritú olímpico, llevándose la ovación de los espectadores.

Ocurrió cuando Hamblin se desequilibró tras pisar mal en la pista, y se fue subitámente al suelo, arrastrando de forma involuntaria a D’Agostino, que corría en su espalda. Después de unos segundos retorciéndose de dolor, D’Agostino ayudó a su rival a incorporarse y ambas se fundieron en un abrazo pese a la desgracia.

No conformes con eso, ambas lograron terminar la prueba. Hamblin decimoquinta con 16:43.61, minuto y medio después que la ganadora, la etíope Almaz Ayana, plusmarquista y campeona olímpica de 10.000, y D’Agostino después con 17:10.02, y siendo retirada en silla de ruedas.

La emotiva escena tocó también el corazón de los jueces, que resolvieron recalificar a las dos atletas, que volverán a verse las caras el viernes en la final. Eso sí antes, deben logran recuperarse de sus lesiones.

ÍTALO MORALES – As.com

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *