David Price silenció a sus críticos con una Serie Mundial estelar

LOS ANGELES — David Price había escuchado las críticas, las preguntas y las dudas sobre su capacidad para destacar en la postemporada.

Lo venía haciendo desde hace varios años. Pero todo eso quedó en el pasado. Lo borró su estelar actuación de siete innings y una sola carrera permitida, una presentación clave para que los Medias Rojas se llevaran el Juego 5 sobre los Dodgers y aseguraran la Serie Mundial.

«Fue duro, claro que sí», dijo Price sobre lo que significó cargar con ese peso por tantos años. «Tener que responder esa pregunta todos los años en los Entrenamientos, cada vez que llegábamos a septiembre, en los playoffs».

«Pero lo logré. Y se siente bien. Se siente muy bien. No puedo expresar lo bien que se siente ganar esto. Ahora yo tengo la última carta, la ganadora. Ustedes (los críticos) la tuvieron por muchos años. Pero no la tienen más, ninguno de ustedes, y eso se siente muy bien».

El manager de los Medias Rojas, el puertorriqueño Alex Cora, se la jugó con Price en el Juego 5, moviéndolo para abrir con un día menos de descanso en lugar del también zurdo Chris Sale, que terminó cerrando el juego. Así que la apuesta funcionó por partida doble.

Cora tenía el presentimiento de que Price estaría bien a pesar de tener menos descanso del normal, y de estar en la carretera en un duelo que potencialmente podía darles la Serie Mundial. Pero si no salía bien, ni modo, los Medias Rojas tendrían dos chances más en casa para ganar el anillo.

No fue necesario esperar más. Entre otras cosas, porque Price cerró un tremendo mes de octubre en lo personal con su mejor apertura.

Price K's Machado to end the 1st

«Estoy muy orgullo de él», dijo Cora. «Hay mucha gente que dejó de creer en él. Mucha gente se rindió luego de su salida ante los Yankees (en la Serie Divisional de la Liga Americana). Pero sabíamos que es uno de los mejores pitchers en las Grandes Ligas. Le importa mucho este equipo y quería ganar su Serie Mundial».

Los números de Price en la Serie Mundial -ha podido ser el JMV, de no ser por la explosión ofensiva de Steve Pearce-están entre los mejores que se hayan visto en un Clásico de Otoño. Terminó con 1.98 de efectividad y 10 ponches en dos aperturas y un trabajo viniendo como relevista, permitiendo en total tres carreras y seis hits.

Price se convirtió en el primer pitcher desde el miembro del Salón de la Fama, John Smoltz, en permitir menos de siete hits y lanzar al menos 13.2 innings en una Serie Mundial. Smoltz lo hizo en la de 1996.

Dado como empezó la postemporada de Price – lanzó mal en el Juego 2 de la SDLA, cediendo tres rayitas en 1.2 innings- el giro fue impresionante.

Price finishes 7th, celebrates

¿Y qué terminó demostrando Price?

«Que puedo ganar un juego grande», respondió Price. «No lo sé, no he pensado mucho en eso. Tengo 33 años y la última vez que estuve en una situación como esta fue cuando tenía 23 (en el 2008, con los Rays). Muchas cosas han cambiado en estos años. Poder terminar en lo más alto y haber podido contribuir en octubre, bueno, por eso es que yo juego pelota».

Pese al traspié contra los Yankees y otra salida poco efectiva contra los Astros en la Serie de Campeonato, que no ayudaron a calmar las críticas, Price se recuperó y brilló en el último juego de la serie ante Houston que selló el pase a la Serie Mundial. Ese día, Price pareció redescubrir su cambio y terminó ponchando a nueve sin dar boletos.

«Lo que noté después de aquel juego contra Houston fue una especie de sensación de alivio de su parte. Se quitó un peso de encima», dijo el presidente del departamento de operaciones de béisbol, Dave Dombrowski. «Vi un pequeño cambio de actitud. La misma determinación, las mismas habilidades, pero había algo diferente, era como que se sentía listo para asumir el mando».

Price siguió esa salida en Houston con otra buena presentación de seis entradas en el Juego 2, limitando a los Dodgers a dos carreras en seis actos, antes de sacar otros dos outs en el maratón de 18 innings del Juego 3. Algo en la mente de Cora le dijo que Price iba a estar listo para el reto del Juego 5.

«A él le gusta estar disponible», dijo Cora «Y estuvo disponible todo el tiempo. Desde la Serie Divisional hasta la Serie Mundial. Siempre me mandaba un mensaje de texto, ‘Estoy listo para mañana. Cuenta conmigo. Utilízame'».

Cora le tomó la palabra y Price le respondió en el juego más importante del año.

«Somos campeones de la Serie Mundial», exclamó Price. «Eso es algo especial. Este es un equipo muy especial. Nos pusimos a trabajar juntos desde los Entrenamientos de Primavera. Nos vemos en el desfile en Boston».

 MLB.com

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *