Blatter y Platini apelarán la sanción de 8 años que recibieron de Fifa

Michel Platini, presidente de la Uefa suspendido ocho años de toda actividad en el fútbol este lunes, denunció ser víctima de un proceso que es «una auténtica farsa» y «una puesta en escena» destinada a «ensuciar» su nombre mediante instancias a las que niega «toda legitimidad y credibilidad», según un comunicado transmitido a la agencia AFP. (Lea aquí: La Uefa apoya el derecho de Platini ‘a un proceso justo’).

«De manera paralela al que presenté ante el Tribunal Arbitral del Deporte (TAS), estoy decidido a recurrir, en el momento que corresponda, a la justicia civil para obtener la reparación de la integridad de los perjuicios que he sufrido desde hace demasiadas semanas por este caso. Iré hasta el final para lograr ese objetivo», añadió el mítico exfutbolista francés.

«Esta decisión no me sorprende», escribe en el preámbulo de su comunicado Platini, antes de añadir: «Es una puesta en escena para ensuciarme mediante instancias que conozco bien y a las cuales niego hoy toda legitimidad y credibilidad».

«Estoy convencido de que mi suerte estaba ya decidida antes de la audiencia del pasado 18 de diciembre (ante la justicia de la Fifa, donde su abogado prestó declaración durante nueve horas) y que el veredicto es únicamente el envoltorio patético de un deseo de eliminarme del mundo del fútbol», insistió.

Un vaticinio cumplido

Para apoyar sus palabras, Platini y su entorno llevan días recordando que Andreas Bantel, portavoz de la Cámara de Instrucción de la Comisión de Ética, declaró el 11 de diciembre al diario deportivo francés ‘L’Équipe’ que iba a haber una sanción de «varios años», cuando el proceso estaba en curso.

«Platini será seguramente suspendido varios años. En cuanto a Blatter, no hay diferencia para él entre varios años y una suspensión de por vida», explicó Bantel, que luego señaló que esa entrevista no estaba autorizada.

Nada más conocer esas palabras, Platini y sus abogados mostraron su «enfado y consternación» ante lo que consideraban «una violación patente de la presunción de inocencia».

Platini fue sancionado por la justicia interna de la Fifa por los 1,8 millones de euros que recibió en el 2011 de Joseph Blatter, supuestamente por unos trabajos de asesoría concluidos una década antes sin mediar contrato escrito.

Siempre ha negado las acusaciones de cualquier irregularidad e insistió en que el dinero recibido era en concepto de salario según los términos de un contrato oral con el suizo. Una fórmula que no resultó «convincente» para la Comisión de Ética de la Fifa.

«Tanto en los terrenos de juego como en el ejercicio de mis mandatos, mi comportamiento ha sido siempre irreprochable y estoy, en lo que a mí se refiere, en paz con mi conciencia», concluyó Platini en su comunicado de este lunes.

Blatter anuncia que apelará ante TAS y Justicia suiza su suspensión de 8 años

Josep Blatter anunció también este lunes que apelará ante el Tribunal Arbitral del Deporte (TAS) y ante la Justicia suiza la decisión del Comité de Ética de la Fifa de suspenderle por ocho años de cualquier actividad relacionada con el fútbol.

«Estoy avergonzado de cómo ha ocurrido todo esto, de que el Comité de Ética no haya tomado en cuenta las evidencias» que presentó exponiendo que el pago que autorizó en el 2011 al también sancionado presidente de la Uefa, Michel Platini, por 1,8 millones de dólares, correspondía a una deuda que la organización tenía con este último.

En una rueda de prensa, Blatter desafió la competencia del Comité de Ética para separarlo de su cargo y sostuvo que «incluso suspendido» sigue «siendo el presidente» porque una separación definitiva de sus funciones «es una atribución que sólo tiene el Congreso (de la Fifa)».

«Soy un ciudadano suizo y en la legislación suiza si alguien es suspendido por ocho años es porque ha cometido una falta muy grave», dijo, al tiempo que indicó que sus apelaciones serán presentadas de inmediato.

Al inicio de su comparecencia ante la prensa, Blatter se mostró dolido por la sanción que ha recibido, pero conforme esa avanzó se fue mostrando más y más desafiante, repitiendo varias veces que se ha actuado de manera injusta contra él y que está dispuesto a luchar por su causa «hasta el final».

«Voy a luchar por restaurar mis derechos… y que el 26 de febrero pueda presidir el Congreso de la Fifa», convocado para elegir al próximo presidente de la organización que rige el fútbol a nivel mundial.

Actualmente, la Fifa es conducida por su vicepresidente y ahora presidente interino, el camerunés Issa Hayatou, y el también interino secretario general, el alemán Markus Kattner.

«Hoy estuve triste, pero voy a luchar porque no es posible que algo así ocurra después de 40 años al servicio en la Fifa… nos presentan (refiriéndose a Platini y a él mismo) como unos mentirosos, pero por qué no nos creen. Es una cuestión de respeto y de justicia», señaló.

«Soy un combatiente y voy a luchar por mí y por la Fifa… y espero que Michel también lo haga», agregó.

El Comité de Etica «niega la existencia de ese acuerdo, que fue confirmado directa o indirectamente en dos comités ejecutivos de la Uefa, uno en Suecia y el otro en Zúrich en 1998», según Blatter, quien sostuvo que existen registros de comentarios realizados sobre el pago a Platini durante esas reuniones.

Lo que se le pagó a Platini más de una década después «era lo que se le debía» y fue una operación «que pasó por los comités de Finanzas, el Ejecutivo y de Control, fue registrado y efectuado «siguiendo las formas», aseguró Blatter.

«Ahora dicen que fue un regalo, una donación, por no decir corrupción… Que le di ese dinero a Platini para comprar votos de la Uefa», comentó Blatter.

Preguntado en la rueda de prensa sobre una eventual presión de Estados Unidos sobre el Comité de Etica de la Fifa para sancionarle, Blatter dijo que no considera que tal interferencia existe.

«No sé exactamente si no quieren que Platini sea presidente… o sacarse de la Fifa a este presidente incómodo», fue la explicación de Blatter.

Sobre el escándalo de corrupción que ha implicado la detención de varios dirigentes de la Concacaf y Conmebol, señaló que la Fifa «no tiene influencia en las confederaciones», que éstas son «independientes» y que eligen a sus responsables en procedimientos en los que no se mezcla la entidad mundial. Esto implica -agregó- que el presidente de la Fifa debe trabajar en el Comité Ejecutivo con un equipo que no elige

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *