Bacca es el goleador que Colombia necesitaba

El delantero se sacudió, marcó dos golazos, por primera vez anotó en Barranquilla con la Selección y se asoció con James para hacer daño.

Era el único fijo antes del juego ante Ecuador junto a James y Cuadrado. En Barranquilla, su casa, la gente lo pedía como titular y confiaban en celebrar gracias a un gol suyo. Al minuto 14 lo hizo, un golazo después de un pase de James Rodríguez, parecido al que marcó en Bolivia.

A pesar del asedio del defensor ecuatoriano, el delantero recibió, paró el balón, se volteó y venció al arquero Domínguez. Un alivio cuando el partido apenas comenzaba y Ecuador intentaba imponer sus condiciones.

Pero no se conformó con eso. El atacante del Milan de Italia también aprovechó otra jugada entre James y Cuadrado para marcar el segundo en su cuenta personal y el tercero para Colombia. Con sus dos goles a Ecuador refrendó la responsabilidad por la que fue llamado.

Carlos Bacca llegaba a esta convocatoria como el delantero más experimentado, el de más minutos en Europa y en el que José Pékerman confiaba para ser el líder del ataque colombiano. El jugador no lo decepcionó.

Después de varias jornadas sin marcar en Italia pero sumando minutos, llegó a la Selección también con la carga de no haber anotado con el equipo nacional, pero Pékerman lo arropó y en el terreno de juego hizo que tuviera en James a su principal socio.

Además, en el juego ante Bolivia también hizo de creador y le puso un gran pase al mediocampista del Real Madrid para que marcara el primer gol en La Paz.

Sus goles y entrega fueron premiados por los asistentes al Metropolitano. Un aplauso sobrecogedor de todo el estadio que no dudó en agradecer a su hijo. El mismo que jugaba en el Junior y que hoy ve la recompensa de su trabajo.

Con su actuación ante Bolivia y Ecuador regresará a Italia para jugar ante el Atalanta en busca de llegar a los puestos de Europa con el Milán. También con varios rumores encima, pues al de que Ancelotti lo quiere en el Bayern, se suman el interés del Arsenal y el de Atlético de Madrid.

AS.COM

Compartir